Sí o no, pero, por favor, que me comuniquen…Sobre procesos de selección. – ¡ Lunes por fin ! – Blog laboral

Sí o no, pero, por favor, que me comuniquen…Sobre procesos de selección.

Ya ves , aquí, a la espera, enviando currículums a todas partes…

Me imagino  que  esta y otras respuestas semejantes les serán, más o menos, familiares.

Y esta situación, a la que nos estamos habituando, no es más que un drama que padecen infinidad de personas cuando entran, ante la falta de actividad profesional,  de lleno en el mercado de trabajo y, están pendientes de ser los elegidos o no.

Esa espera genera una sensación de ilusión  cuando, la semilla, en forma de currículum, florece en  una convocatoria a una entrevista.

Y aquí empiezan los nervios, los preparativos para dar una buena impresión, intentando recabar información de, muchas veces, no se sabe de qué o para qué.

Se acerca la hora del día señalado, el primer saludo, observando hasta el mínimo detalle…

Cuánto se echa en falta un poco de empatía en este momento, incluso una cómplice sonrisa  por parte del entrevistador. Sientes que te juegas todo en esa entrevista y pasas a «abrirte en canal» y muchas veces crees que te encuentras frente a una fría máquina que toma notas. Notas, estas,  que te hacen dudar. ¿Lo estaré haciendo bien? ¿ Habré cometido un error?…

De repente y cuando tú quieres que aquella conversación se alargue más en el tiempo, cuando buscas ese pequeño gesto de complicidad que te haga albergar una pequeña esperanza, llega la frase de: muchas gracias, estamos en un periodo de selección y con la decisión tomada nos pondremos en contacto con usted. O, si no recibe una notificación es que no ha sido seleccionado.

En ese momento pasan por tu mente todas las secuencias de la entrevista.

¿Lo habré hecho bien? ¿Se me ha olvidado decir algo? Te sientes agotado…

Tras la última sentencia pronunciada por el entrevistador, la de: «nos pondremos en contacto con usted» , llega el tiempo de espera. Revisas el correo, las posibles llamadas….y, todavía se te presentan tres posibilidades: que no vuelvas a tener noticias, que las tengas y no cuenten contigo, o, que, «albricias», has pasado la primera criba y  te citan para la siguiente entrevista.

Es evidente que no gusta que descarten la candidatura de nadie. Si se comunica debidamente, exponiendo los motivos aunque sean palpables, es un ejercicio a agradecer. No todos serán los elegidos.

Pero si nos vamos a la primera posibilidad, la de: «que no vuelvas a tener noticias», entiendo que es una  falta de respeto hacia el ser humano. Si tan importantes e imprescindibles somos las personas en esta sociedad, el trato hacia las mismas debería ser exquisito. Esta actitud dice mucho de la mediocridad de algunos, no todos, departamentos que tratan a humanos.

Me vienen a la memoria estas imágenes de jornaleros que eran contratados por el «capataz» en la plaza del pueblo, dejando al resto a al espera de que otro día fueran los elegidos, o no.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto