¿Somos libres dentro de un colectivo? ¿Es respetado el diferente? – ¡ Lunes por fin ! – Blog laboral

¿Somos libres dentro de un colectivo? ¿Es respetado el diferente?

La pasada semana, dentro de los eventos que Korner celebrados en Donostía/San Sebastián, tuve la oportunidad de disfrutar de la agradable charla moderada por Ander Izagirre, bajo el título de: “Futbolistas: la vida fuera del fútbol”. Entretenidas e interesantes anécdotas adornaron el coloquio.

Entre las personas asistentes estaba una joven futbolista en activo, Maddi Torre, que, me parece, está viviendo una situación especial. Así lo creo y tal vez conviene aclarar el escenario en el que se encuentra esta joven deportista que, allá por el mes de Noviembre del pasado 2019, se posicionó contraria a la huelga planteada por las futbolistas de la liga femenina.

Recuerdo su posición,  su explicación y la defensa que de su  postura hizo, diferente a la del colectivo.

En su momento me pareció valiente y el tono empleado, sobre todo, respetuoso.

Me imaginé la situación que experimentaría ante el colectivo, sus compañeras de equipo, sus  rivales deportivas…

Tras la charla antes reseñada, me he tomado la libertad de analizar el pasado y presente de la deportista tomando como referencia los  minutos jugados  antes y después de lo acontecido en el mencionado Noviembre.

Tengo referencia de 20 partidos jugados esta temporada

Maddi Torre jugó 1135 minutos de los 1800 disputados por el conjunto, un 60,3%, jugando 10 partidos completos desde el inicio.

Lo curioso de los datos viene cuando analizamos la distribución de los mismos.

Para esto he tomado una fecha como referencia, la del 18 de Noviembre del año 2019, fecha programada para la jornada de huelga.

8 partidos se disputaron hasta aquella fecha de los cuales nuestra protagonista disputó 7 partidos completos y uno durante 45 minutos, es decir, 675 minutos de 720 potenciales , lo que nos lleva a un 84,3% de lo disputado. A partir de la fecha comentada, en los otros 12 partidos, los minutos jugados han sido 461 de los 1080, es decir un 41,90 % con tres partidos completos.

No puedo, y menos debo, entrar en los motivos de esa baja participación. No quiero especular y se me hace muy complicado pensar que la reacción y posicionamiento que tuvo haya derivado en esta su nueva situación deportiva. Me produciría una gran tristeza y, aunque difícil de entender, no quisiera pensar que razones diferentes a las meramente deportivas  influyan en ese drástico cambio.

Mi experiencia laboral me ha enseñado que es muy complicado lidiar con este tipo de situaciones, muy complicado exponer el punto de vista particular, la poca libertad que nuestro entorno nos ofrece, las presiones que nos intimidan. Muy difícil…

Y, aunque no deportivos, también he vivido situaciones desagradables en los “vestuarios”, esos recintos donde se escuchan, señalan y se “obligan” a seguir consignas no siempre compartidas . Consignas “a veces”  apadrinadas por intereses ajenos a los beneficios del colectivo donde, ser diferente y disponer de otros puntos de vista, puede llevar a escenarios no apetecibles.

Apreciada Maddi, no te conozco personalmente, sólo te puedo dar las gracias por intentar ser libre, por “dar la cara”. Para mí un ejemplo a seguir.

Mucha suerte. Tienes todos los mimbres para tenerla.

Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto