FP, es el momento. – ¡ Lunes por fin ! – Blog laboral

FP, es el momento.

Carmen Sanchez Silva firma en El País un artículo que titula “la FP sigue sin despegar”. Este es el enlace en el que se desarrolla la opinión.

Comenta la firmante que en España medio millón de jóvenes se encuentran  en paro. Triste de verdad. Y más, si tal y como leo en el artículo, puede haber vacantes entre 300. 000 y 500. 000 puestos de trabajo. Puestos que necesitan las empresas.

Parece ser que los agentes sociales van a poner manos a la obra para intentar cambiar este rumbo y  solucionar el problema a través de la formación profesional.

Siempre he sido un defensor de este modelo de formación. He intentado que se valorara en su justa medida, que se apreciara  su importancia en el devenir de nuestras compañías.

Pero que nadie se sienta escandalizado cuando digo que esta educación ha sido considerada de un nivel inferior para nuestros dirigentes y sociedad en general.

Hoy en día parece que estamos cambiando esta percepción, aunque no nos engañemos: todavía a día de hoy hablamos en nuestras compañías del número de titulados superiores que tenemos, de los másteres…  Todo esto dando tal pompa al discurso y organigrama que lo único que hacemos es desprestigiar a la otra parte importante de nuestros centros de trabajo y que está cubierta por titulados en FP.

Ahora bien, animado por la crítica constructiva, quiero hacer un seria reflexión sobre las posibles mejoras que la FP puede introducir en algunos casos y fortalecer en otros.

Básicamente lo centraría en dos puntos:

En la parte que correspondería al centro educativo, invitaría a que se profundizaran en temas como: ¿Qué es una empresa?. ¿Es un centro para ganar dinero y punto?. ¿Con qué se va a encontrar el alumno? La primera entrevista, ese primer contacto tan importante , el respeto a la empresa, el sentimiento de propiedad, “engagement”… ¿Conoce el alumno estos conceptos? Mi experiencia me dice que no. En estos conceptos animaría a los centros e FP a que profundizaran y ayudaran a que los nuevos trabajadores tuvieran una visión real de lo que se van a encontrar.

Como ejemplo pondría la primera entrevista que los alumnos tienen cuando acuden a realizar las prácticas. 

Decepcionante ha sido  la sensación que he tenido durante los años que he tenido la responsabilidad de esta primera conversación. Poco se ha mejorado en esta faceta.

Es muy importante la formación técnica, en general, y según mi experiencia, la superan con creces.

No obstante el factor humano es la parte donde los centros de formación deberían incidir para que estas carencias se superaran. Invito a la reflexión.

El segundo punto, y muy importante también, es el de  la figura del mentor de la compañía. Esa persona que gracias a su experiencia  pueda enseñar, planificar, motivar y dirigir a los alumnos para que reciban una correcta formación y para que sean dirigidos por el camino correcto e ilusionante. Disponer de esa figura en nuestras empresas es un lujo, pero una fantástica inversión. Acortaría los tiempos de aprendizaje y sensaciones como: motivación, ilusión, pertenencia; volverían a nuestras compañías. Ayudaría  a la captación de talentos, a su “gestión” y, en definitiva a generar un entorno donde la respuesta al: ¿Qué tal?” fuera la de: “estoy feliz”.

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto