¿Improcedente? Si, pero me han despedido… – ¡ Lunes por fin ! – Blog laboral

¿Improcedente? Si, pero me han despedido…

Repasando mis  últimos años de actividad profesional, los  conceptos de  empleo y despido han perdido el significado que tenían.

El trabajo, ese tesoro  al que la mayoría de los mortales aspiramos o  aspirábamos, tenía la capacidad de comprometer. Hoy, en los momentos que vivimos, genera de todo menos “compromiso”.

Y cuando me refiero a esta responsabilidad hago partícipes  de la misma a los que tienen la difícil labor de la contratación y,  a los que aceptan ser contratados.

Todo esto en un entorno donde, las personas, las todavía imprescindibles personas, son las únicas protagonistas, tanto para contratar como para despedir y, para ser contratados como para, en ciertos escenarios, provocar el despido.

No tiene que ser  sencillo ni agradable prescindir de ninguna persona, tampoco ser receptor de la lamentable noticia, así lo creo. Incluso, puede llegar a ser traumático para ambas partes.

Esta ha sido mi creencia; pero,  la nueva atmósfera  que se respira,  me sorprende, me preocupa y, sobre todo, me enoja. Me enoja esta falta de sensibilidad con la que se acepta esta circunstancia del despido en ciertos entornos.

Las últimas reformas laborales han permitido llegar a que se pueda prescindir de una persona con la “cantinela” de: despido improcedente.

Es curioso, despedir a alguien de forma improcedente.

Sí, lo sé, alguien me dirá que es una forma de expresarse. Ya, entiendo, pero todos  sabemos el resultado.

Y a esto acompañan las formas con las que estas gestiones  se llevan a cabo.

Esas que se utilizan cuando una persona es despedida y al que no se le permite , muchas veces,  comunicar la mala nueva a  sus colaboradores, compañeros, clientes…Ni recoger sus temas más o menos personales. Siempre y cuando no se encuentre con que no puede ni acceder a las instalaciones donde se localiza  su puesto de trabajo.

O, esa otra lamentable práctica de comunicarle la noticia  a una persona por teléfono o tomando un café; equiparando la acción del despido con la intrascendente  última noticia futbolística.

Todo esto, a menudo, dentro de un acto de cobardía y nefasto liderazgo, el responsable directo no es capaz de estar presente en el escenario donde discurren los hechos. Es que “no había feeling” entre nosotros…

Muchas veces, me pregunto, si somos capaces de empatizar con la persona que sufre semejante agresión, desprecio, y, en consecuencia, valorar los efectos que estas medidas producen.

Interesante manera de prevenir el riesgo laboral…

Las secuelas que generan estas malas prácticas  nos llevan a: la de la falta de compromiso por las personas que ocupan nuestros centros laborales, la falta de confianza, el nulo sentido de propiedad por nuestro puesto de trabajo, la elevada rotación, la fuga de talento…Además de otras más traumáticas.

No quiero “cargar” contra todos los que tienen  que tomar estas complicadas medidas. No sería objetivo por mi parte. Generalizar sería un grave error.  Hay sociedades y personas a las que les cuesta  mucho llevar a cabo estas decisiones y que pelean hasta el final para enderezar situaciones complicadas.

Compañías donde el cuidado  de sus empleados y colaboradores está entre sus prioridades. Sería injusto no recalcarlo. Son las empresas con resultados favorables en las encuestas de satisfacción interna.

Indigno sería si no mencionara en este artículo a esos otros personajes que, utilizando artes poco éticas, buscan con verdadero ahínco, el ser despedidos. Personajes, muchas veces, con  poco respeto hacia la empresa,  al resto de trabajadores y, por supuesto, al trabajo. Estos elementos,  muchas veces defendidos por los agentes sociales, se llevan el “premio” que con tanta perseverancia persiguen.

Por lo tanto, es por todo esto por lo que expongo y  al principio he relatado, el trabajo está pasando de ser un bien de desarrollo personal a un concepto mercantilista, frío e impersonal. Veremos qué hacemos con los robots, o, cómo se gestionan entre ellos…

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto