Las amenazas de los poderosos y el silencio de los sindicatos. – ¡ Lunes por fin ! – Blog laboral

Las amenazas de los poderosos y el silencio de los sindicatos.

Advierten de que están al «límite» porque la eólica les exige bajadas de precios de hasta un 20% y les amenaza con sustituirles por suministradores chinos.

Este es el titular que publica la prensa, haciendo mención a las dificultades que ciertas compañías multinacionales generan entre sus suministradores de “confianza”.

-Aunque la publicación hace mención a  un caso concreto, esta historia se repite con este tipo de compañías-. 

Rechazo me produce la primera parte , la de las bajadas de precios de hasta un 20%. Este comentario nos puede invitar a pensar que las empresas que han estado suministrando a  las grandes compañías se han lucrado, y de qué manera, en tiempos pasados. Quiero ser rotundo al afirmar que, este supuesto, no creo que se ajuste a la realidad.

La segunda, la de que nuestros suministradores serán sustituidos por otros chinos, me produce repugnancia. Que quede claro que no tengo ninguna fobia hacia el pueblo chino.

Quiero extenderme un poco más. Desearía, desde mi humildad, decirles a estos directivos de opulentas compañías, en muchos casos arrogantes, carentes en otros de un mínimo de respeto, el daño que con sus decisiones y, por qué no, con sus comentarios, hacen a nuestras empresas que, con su gran esfuerzo y profesionalidad, han dado ejemplo de buen servicio durante muchos años. Servicio orientado a estas  grandes compañías que han crecido y crecen ahogando a todo lo que les rodea.

No puedo, tampoco, obviar el comentario que hace referencia a la repugnante amenaza de que: “ahí está el mercado chino”.

Durante muchos años nuestras empresas, sí las de aquí, han solucionado infinidad de problemas a esos que hoy han olvidado esas situaciones que nuestros emprendedores han sido capaces de solventar. Solventar serios problemas , eso sí , con intachable  fidelidad  a estos que ahora utilizan la amenaza de  abandonarlos.

Por supuesto que nuestras empresas crecían. Crecían con responsables  políticas de inversión en medios humanos y productivos, orientados y siempre alineados en ofrecer el mejor servicio.

Y ahora nos encontramos con estas amenazas…

Incidiendo en el  comentario, de muy mal gusto por cierto, de que “me voy a otros países de mejor coste”, quisiera exponer, y ya  como experiencia personal, que esos países de bajas tasas  no son el paraíso.

Mi conocimiento me dice, y escribo por situaciones vividas, que estos países no son el edén. En muchos casos vulgares y con mucho camino por recorrer de cara a ser referentes.

El problema que aquí tenemos es que, siempre, el otro, el de fuera, nos parece mejor. No sé si es humildad, complejo o alguna otra tara, pero es un problema que tenemos.

El riesgo está presente, la amenaza puede ser llevada a cabo en cualquier momento. Ejemplos los tenemos a diario y las traumáticas consecuencias las conocemos todos.

Y para terminar quisiera invitar a la reflexión a los sindicatos. A estos colectivos que, supuestamente, tienen como fin la defensa de los puestos de trabajo y de las buenas condiciones laborales de los trabajadores. A estos les invitaría a tomar, tras una profunda exploración, serias medidas, diferentes, valientes de cara a afrontar un problema que afecta a sus, en teoría, principios.

Una vez tengamos el cadáver encima de la mesa, las medidas de reanimación no tienen sentido, y el desempeño de las plañideras, tampoco.

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto