Líderes y liderados – ¡ Lunes por fin ! – Blog laboral

Líderes y liderados

La difícil gestión de los grupos de trabajo hace que la figura de los líderes sea una pieza vital en cualquier organización.

Sobre tipos de líderes y liderazgo se ha escrito hasta la saciedad y leyendo a exitosos autores veo que en general la coincidencia que hay entre ellos sobre  los diferentes prototipos de liderazgo es prácticamente unánime.

Las experiencias vividas  me invitan a  aportar una opinión diferente  sobre esta complicada tarea que, perdonen mi atrevimiento, alcanza, en muchos casos, la categoría de extraordinaria maestría.

Al clasificar a estas figuras tengo que distinguir entre los diferentes actores que encarnan este papel. En una breve selección podemos determinar entre los que lideran porque les ha “tocado” , otros que aceptan el rol con “considerable arresto” y otros, los llamados de bajo perfil,  que “pasan” prácticamente desapercibidos y que lideran porque son aceptados como verdaderos referentes. Los integrantes de este último grupo “deberían ser tomados en cuenta por su “don”.

En general las organizaciones , sean del tipo que sean, con ánimo o no de lucro y cuando deciden crear esta figura de cara a liderar grupos de personas, buscan un perfil determinado. Nos hablan de comprometidos, entusiastas, carismáticos, orientados a la tarea, colegas, imaginativos con una clara visión de futuro.

No pondré en duda que disponer de personas que cumplan con todos estos requisitos sería fantástico y más ahora con lo que tenemos encima. Ahora bien y entre los diferentes  escenarios con los que se van a encontrar estos “malabares”  se pueden encontrar aquellos que no tengan que rendir cuentas a nadie, los que se encuentren frente a diferentes actitudes –mis apreciados mandos intermedios– y aquellos otros que sin haber sido nombrados líderes no rindan cuentas a nadie y se encuentren dirigiendo a la “sombra”.

Al tratar este tema creo que ponemos el foco sólo en la “figura” que lidera dejando de lado a la otra parte , al colectivo a ser liderado. 

La persona que toma las riendas de orientar al grupo se pueden encontrar con  desiguales individuos  que exigen diferentes tipos de liderazgo. Unos aprobaran un liderazgo participativo, el autoritario otros, el colega…. además de los que no aceptan ningún tipo de liderazgo por diferentes razones.

Pretender que todo el grupo actúe de forma homogénea y orientada se me antoja muy complicada. En mi caso,  mi experiencia así me lo dicta. Mantener a todo el grupo motivado y feliz, es tarea, así lo pienso, imposible.

Es por esto por lo que pienso que encasillar a un líder en un tipo “estanco” de liderazgo puede crear situaciones diferentes a las apetecidas.

El líder debe ser permeable, flexible en su forma de dirigir, con capacidad de sorprender- creo que esta es una habilidad interesante– y, sobre todo, orientado al servicio.

Y para terminar haría un llamamiento para que nuestros centros de formación, FP y universidades, incluyeran entre sus planes didácticos materias relativas a liderazgo, gestión de equipos, trabajo en equipo, organización…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto